Imagen

Particularidades personales. Annika Malmqvist (1)

 

Perdidamente enamorada del amor

Salvajemente desnuda y deseada

Hermosa, joven, talentosa y admirada

Una vida ardiendo en el romance del amor

 

Tener el trabajo más exclusivo del mundo

Gustosamente manejado por los más dulces y lindos chicos

 

Madre tierna

Amante devota

Casada con un príncipe en un caballo blanco

Leal a mis amistades

Popular, codiciada e indispensable para los demás

Finanzas en orden

Delgada y esbelta en la vejez

 

Para acabar al final de la vida, en las burbujeantes bebidas espirituosas

Continuamente de luto

No tuve nada de todo aquello

Yo tuve  una vida totalmente diferente

 

Personal Particulars Head over heels in love/ and fiercely, nakedly desired/ Beautiful, young, gifted, admired/ A life seething with romantic love/ Having the world’s absolutely poshest job/ tastefully handled alongside the sweetest, cutest kids/ Tender mother/ Devoted lover/ Married to a prince on a white steed/ Faithful in friendship/ Popular, sought-after, indispensable to others/ Finances in order/ Slim and slender into old age/ To the end of life, in sparkling spirits/ Endlessly mourned/ I got nothing of all that/ I got a whole other life. Annika Malmqvist

 

El poema, Particularidades Personales de Annika Malmqvist, fue escrito cuando ella tenía 30 años de edad, es una narración concentrada de como el diagnostico de esquizofrenia en la juventud, puede influir a una persona al cambiar las expectativas sobre el curso de una vida normal. Aquellas personas que padecen una enfermedad mental, pueden ver interrumpida la conceptualización de una imagen idealizada de su proyecto de vida.

Es interesante el verso  “una vida completamente diferente” (a whole other life). Annika Malmqvist en su poema nos habla de lo que no ha sido su vida. Es evidente que esa “otra vida” guarda silencio o no habla. (1)

En el sereno entorno de la enfermedad mental, el hombre moderno deja de comunicarse con el “loco”, por un lado esta el hombre de la razón que delega la “locura” al médico, sin permitir ninguna relación diferente a la que existe a través de la universalidad abstracta de la enfermedad. Por otro lado está el hombre de la “locura” que no se comunica con el otro más que por medio de una razón totalmente abstracta, que es orden, compulsión física y moral, presión anónima del grupo, y exigencia de conformidad. No hay lenguaje común, la constitución de la locura como enfermedad mental a finales del siglo XVIII, supone la constatación de un diálogo roto que admite la separación y hunde en el olvido todas las palabras imperfectas, sin sintaxis, un poco balbuceantes, y en las cuáles se efectuaba el intercambio entre la locura y la razón (2).

 

Desde el momento en que una persona se convierte en un paciente psiquiátrico, su identidad se convierte en la de un enfermo mental, un ex-paciente, o un superviviente. La interpretación de su vida se basa en la interacción con la psiquiatría o en como la enfermedad mental influye en todos los eventos de su vida. El reto es establecer un discurso alternativo sobre  la buena vida que existe fuera de las dicotomías de la enfermedad y la salud (3)

 

1.            Karlsson LB, Malmqvist A. “Poetry in yarn”–making sense of life experiences in the shadow of schizophrenia. Schizophrenia bulletin. 2013;39(4):732-6. Epub 2012/12/12.

2.            Foucault M. History of Madness. London, Routledge2006.

3.            Adame A, Knudson R. Beyond the counter-narrative. Exploring alternative narratives of recovery from the psychiatric survivor movement. Narrative Inquiry. 2007(17):157–78.

 

Anuncios